El cerdito de Navidad, la novela infantil de JK Rowling

Sinopsis: Dito es el juguete preferido de Jack. Siempre ha estado a su lado, en los buenos y malos momentos. Hasta que el día de Nochebuena sucede algo terrible: Dito se pierde. Pero es una noche especial, una noche para los milagros y los casos perdidos, una noche en la que los objetos, incluidos los juguetes, pueden cobrar vida. Y el juguete que le han regalado a Jack, el nuevo cerdito de Navidad (el frustrante sustituto de Dito), tramará un plan muy arriesgado. Juntos se embarcarán en un viaje mágico para intentar recuperar y salvar al que hasta ahora ha sido el mejor amigo de Jack.


Ilustrado por Jim Field

El cerdito de Navidad

Ni las palabras ni las imágenes, como han conocido los mejores narradores, pueden igualar la exuberancia de la imaginación de un lector dispuesto. A esto le llaman el contrato tácito, o sea, una vez que enganchamos con el libros, nos creemos todo y lo vemos todo en nuestra cabeza.

JK Rowling dio una demostración virtuosa de la verdad de esa premisa en su libro más reciente. “El Ickabog”, un proyecto pandémico, describe la transformación mítica de un herbívoro inofensivo, el tímido Ickabog, en un monstruo devorador de hombres, cuyos poderes imaginaban sus autoproclamados adversarios, los astutos cortesanos de un ingenuo y vanidoso, pero no incorregible, rey. Invitados a agregar sus propias ilustraciones al texto animado de Rowling, los lectores jóvenes se superaron a sí mismos al retratar al aterrador habitante del pantano. (“Es enorme, con ojos como linternas y una boca tan ancha como ese trono”, susurra un creyente asustado de la naturaleza asesina de Ickabog a su considerado monarca.) Al igual que con su última aventura, el final de la historia es tranquilizadoramente alegre.

El cerdito de Navidad
El cerdito de Navidad

“El cerdito de Navidad”, fue ilustrado con simpatía por el ganador de múltiples premios Jim Field. Este realiza el mismo truco en una escala más elaborada. Es triste, por supuesto, que Jack, de 8 años, haya perdido no solo a su familia (su amado padre lo abandonó a él y de su madre unos años antes de la Navidad en cuestión), sino también a su aliado insustituible, un animal de peluche al que llama Dito, fue arrojado por la ventana del auto por Holly, la hija malvada, de otra casa rota, del nuevo esposo de su madre. Muchas más aventuras horribles se avecinan, en el mundo de los sueños, cuando Jack, acompañado por el despreciado regalo de Holly de un cerdo de reemplazo, se propone rescatar a Dito del Perdedor que devasta juguetes, gobernante de un inframundo llamado la Tierra de los Perdidos.

Las historias sobre juguetes que cobran vida son tan antiguas como el Cascanueces y pueden ser tan inteligentes como Toy Story. Poco más de doscientos años después del icónico cuento navideño de Hoffman, llega  el libro de JK Rowling sobre un niño que debe aventurarse en un mundo mágico en Nochebuena para salvar a su cerdo de juguete perdido, Dito. Apestoso y feo, Dito es el amigo silencioso y comprensivo de Jack.

Hijo de una madre soltera en una familia mixta, Jack tiene muchos problemas. No menos importante de ellos es Holly, su nueva y enojada hermanastra adolescente. Cuando Holly lanza a Dito del coche familiar a la autopista, Jack queda devastado. Sin embargo, en Nochebuena, los juguetes cobran vida, por lo que nuestro héroe puede seguir a su juguete de reemplazo no deseado, el Cerdo de Navidad, a la siniestra Tierra de los Perdidos para intentar rescatar a Dito antes de que el Perdedor lo destruya para siempre.

“Odia a los vivos y odia sus Cosas, que tortura y come”, le dicen a Jack. Una vez más, un niño pequeño se enfrenta al mal absoluto en «un lugar extraño y terrible, gobernado por sus propias leyes». Solo que no estamos en Hogwarts y Jack no tiene poderes mágicos.

El cerdito de Navidad
El cerdito de Navidad

Tanto Charles Dickens como Hernán del Solar descubrieron las posibilidades imaginativas de animar lo inanimado. La versión de Rowling sobre esto es, como era de esperar, tradicional y única. Muchos grandes libros para niños, desde Winnie the Pooh de AA Milne hasta Peter Rabbit de Beatrix Potter, han utilizado juguetes vivientes para transmitir la imaginación apasionada de la infancia. Al igual que hizo en las novelas de Harry Potter, Rowling lleva un concepto tradicional mucho más allá. El cerdito de Navidad trata sobre los sentimientos complicados de un niño tímido hacia su hermanastra intimidante y los horrores que actualmente experimentan millones, que viven bajo la dictadura y se esclavizan en fábricas para hacer cosas baratas.

Cazado por algunos, ayudado por otros, un niño y su juguete rechazado se acercan cada vez más en una aventura que es el mejor libro de Rowling desde El prisionero de Azkaban. Cada capítulo, de dos o tres páginas, es fácil para un lector de más de 6 años, pero una vez que la magia comienza en el Capítulo 13, la historia se vuelve más sofisticada y convincente.

Con spoilers: Una buena lectura de la misión de Nochebuena de Jack podría ser un guiño al Purgatorio de Dante en la primera parada del dúo y descubrir un paraíso pervertido en el mejor invento de Rowling, la resplandeciente Ciudad de los Perdidos, una intersección de Venecia con Las Vegas. Aún mejor, un buscador de tesis podría descubrir una similitud entre la historia cristiana y la heroica decisión del no amado Cerdo de Navidad de sacrificarse al Perdedor para que Jack y Dito puedan reunirse.

Hay una escena que particularmente nos parece abusiva, pero puede tratarse simplemente de la traducción del libro.

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)