El síndrome del impostor de Sandi Mann

Sinopsis: Muchos de nosotros compartimos un pequeño secreto vergonzoso: en el fondo nos sentimos como un completo fraude y estamos convencidos de que nuestros logros son el resultado de la suerte más que de la habilidad. Este es un fenómeno psicológico conocido como «El síndrome del impostor». Este libro examina las razones por las que hasta el 70% de nosotros desarrollamos este síndrome y qué podemos hacer al respecto.

Todos, en un momento u otro, hemos cuestionado nuestras capacidades y competencias. Tal vez te hayas preguntado cómo te contrataron y cómo te asignaron grandes responsabilidades laborales. Un artículo reciente sugirió que el 70% de las personas «experimentarán al menos un episodio» de El síndrome del impostor en sus vidas.

El síndrome del impostor (también conocido como fenómeno del impostor, síndrome del fraude o la experiencia del impostor) es un concepto que describe a las personas que están marcadas por una incapacidad para internalizar sus logros y un miedo persistente de ser expuestos como un ‘fraude’. El término fue acuñado en 1978 por las psicólogas clínicas Pauline R. Clance y Suzanne A. Imes. A pesar de la evidencia externa de su competencia, quienes exhiben el síndrome siguen convencidos de que son fraudes y no merecen el éxito que han logrado. La prueba de éxito se descarta como suerte, oportunidad o como resultado de engañar a otros haciéndoles creer que son más inteligentes y competentes de lo que creen que son.

Este libro presenta un examen accesible y atractivo de Síndrome y cómo nos afecta, no solo en el trabajo, sino como adolescentes, padres y más allá. Utilizando cuestionarios interactivos para ayudarlo a identificar si sufre y ofreciendo consejos y herramientas para superar sus inseguridades, la psicóloga Dra.Sandi Mann se basará en su experiencia no solo como académica, sino también como profesional, para presentar una guía completa para comprender y superar El síndrome del impostor.

Hasta cierto punto, por supuesto, estamos todos siendo impostores. Jugamos papeles en el escenario de la vida, presentando un yo al público que difiere del yo privado que compartimos con los íntimos y transformando ambos a sí mismos como lo exigen las circunstancias. La visualización de una fachada es parte integrante de la condición humana. De hecho, una de las razones por las que el sentimiento de impostor está tan extendido es que la sociedad ejerce una enorme presión sobre la gente para que sofoque su verdadero ser.

Pero los impostores laborales nos sentimos más fraudulentos y solos que otras personas. Debido a que nos vemos a nosotros mismos como charlatanes, nuestro éxito es peor que sin sentido: es una carga. En nuestro corazón dudamos, creemos que otros son mucho más inteligentes y más capaces de lo que somos nosotros, por lo que cualquier alabanza que ganemos no tiene sentido. Estamos perseguidos por el miedo constante a la exposición. Con todos los éxitos, pensamos, «Tuve suerte esta vez, engañando a todos, pero ¿aguantará mi suerte? ¿Cuándo descubrirá la gente que no estoy a la altura del trabajo?»

Los que padecen El Síndrome del impostor se pueden encontrar en todos los niveles de una organización. Por lo general, las dudas comienzan con el primer trabajo, justo después de la graduación, cuando las personas están plagadas de ansiedad y particularmente inseguras acerca de su capacidad de demostrarse a sí mismos. El ascenso de la dirección media a la alta dirección es otro momento complicado porque un ejecutivo debe negociar el difícil cambio de ser un especialista a convertirse en gerente general. Pero los impostores enfrentan sus mayores desafíos cuando son ascendidos de alta dirección a CEO.

Mi experiencia ha demostrado que los sentimientos de impostura proliferan en las organizaciones actuales, y me encuentro con este tipo de percepción y comportamiento disfuncionales todo el tiempo, especialmente cuando trabajo con ejecutivos en empresas consultoras y en agencias de paid media.

Las mujeres y el fenómeno impostor

Las mujeres que alcanzan posiciones exitosas que entran en conflicto con la forma de pensar de su familia de origen …

Cómo tu miedo se convierte en realidad

¿Cómo se sale de las manos El Síndrome del Impostor? El desencadenante es a menudo el perfeccionismo. En su forma leve, por supuesto, el perfeccionismo proporciona la energía que conduce a grandes logros. Perfeccionistas «benignos», que no sufren sentimientos de insuficiencia, obtienen placer de sus logros y no se obsesionan con los fracasos. Los impostores neuróticos, sin embargo, rara vez son benignos en su perfeccionismo. Son perfeccionistas «absolutos», que establecen metas excesivamente altas y poco realistas y luego experimentan pensamientos y comportamientos contraproducentes cuando no pueden alcanzar esas metas. Están impulsados por la creencia de que actualmente no son lo suficientemente buenos, pero que podrían hacerlo mejor si sólo trabajaran más duro. Por esta razón, el perfeccionismo a menudo convierte a los impostores neuróticos en adictos al trabajo. Temiendo descubrimiento su «fraude», se cargan con demasiado trabajo para compensar su falta de autoestima e identidad. El equilibrio entre el trabajo y la vida es un concepto sin sentido para ello (nosotros).

La luz al final del túnel

Sin embargo, la mejor y a menudo la más apropiada manera de manejar los sentimientos de impostura puede ser evaluarse a sí mismo. Después de todo, usted es la mejor persona para evaluar la fuente de estos problemas. Y aunque un entrenador de liderazgo o un psicoterapeuta ciertamente puede ayudarle en este viaje de auto-descubrimiento y cambio, un mentor o un buen amigo también puede poner las cosas en perspectiva. Darse cuenta de que usted puede repetir con sus hijos el mismo patrón de comportamiento que aprendió de sus padres, por ejemplo, puede ser un gran motivador. Por lo tanto, el libro de Sandi Mann «El Síndrome del impostor» es de gran ayuda.

Aprender a identificar tus miedos y escuchar a quienes te rodean, son los primeros paso para una rehabilitación adecuada del Síndrome del impostor. Y si decides seguir un tratamiento psicológico, te aseguro que obtendrás éxito en él si vas comprometido a tener una vida en balance.

Agradezco mucho a Ediciones Urano por el ejemplar y espero que aquellos que hemos pasado por las sobre exigencias familiares encontremos la luz y menos presiones autoimpuestas.

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)